domingo, 12 de junio de 2016

Cajón de Sastre... (PIC.A. como Cagancho en Almagro)











¡Bueno! Pues un año más se lió la de Cagancho en Almagro. 
Cuenta la historia que el tal Cagancho, torero por los años 30, 
con luces y sobras en sus faenas, forjó su mito en una tarde en Almagro. 
Después de una nefasta tarde,
habiendo escuchado el tercer aviso, señal de que el toro debe ser devuelto
a los corrales, el tal Cagancho seguía desesperadamente tratando de 
matar al astado escondido tras la barrera, pinchándole por los costados
y por cualquier sitio menos por aquel que marca el noble arte de cuchares. Dicen 
que aquel toro no lo mataron sino que fue asesinado.
Pues la dirección del PIC.A parece que un año más pretende rememorar
al tal Cagancho... resulta que las asignaciones de plazas las han 
vuelto hacer por sorteo. ¡¡¡Hombre!!! Que una escuela internacional, que pretende ser
referencia en el mundo de la enseñanza fotográfica, crear escuela y tradición,
asigne las plazas de sus alumnos por un sorteo, me parece que 
no trasmite la imagen de excelencia y referencia que pretenden.
Entiendo que lo del sorteo es mucho más cómodo, no requiere el 
seguimiento de ningún alumno y/o trabajo, no requiere el compromiso 
de apostar por alguien que quizás lo merezca, también te permite 
lavarte las manos ante la reclamación de algún alumno
 que pueda pensar que realmente merece la plaza más que otro,
te libera de cualquier responsabilidad ante cualquier adversidad,
sin dejar de mencionar la tranquilidad que da el no mojarse por nadie,
realmente es entendible, yo haría lo mismo. Pero es que yo no 
soy profesor. Ser profesor como en "el club de los poetas muertos",
"rebelión en las aulas" o "los coristas" debe ser un engorro de cojones,
Profesores que se impliquen en su trabajo debe ser muy trabajoso.
Lo que me hace pensar... ¿es que o los profesores están mal pagados?
o que ¿realmente la enseñanza fotográfica es un reflejo de lo que ocurre en el mundo
del arte fotográfico? y lo que sucede es el postureo, compadreo, 
las alabanzas banales y el compañerismo vacío de compromiso, donde 
a la hora de la verdad...
cada perro que se lama su pijo.



 Bueno...pues ya está dicho






P.D.: Por si algún mal pensado piensa que soy un escocido por no haber sido
ungido por la gracia del sorteo, que sepa que no es así. He sido ungido.













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada